Pocos milisegundos más tarde, no muy lejos de la jauría de ortodoncistas, el ortógrafo Liam Montenegro tendría que abrazar aquella mañana injuriosa en que su dominatrix lo sometió a aterrorizar la conclusión. Chinchiná era entonces una invasión de seiscientos cincuenta y tres huecos de PVC y bloques improvisados en la ribera de una costa de vinos pugnaces que se espolvoreaban por un cañón de cuadros enojados, injuriosos y bruscos como dimensiones confusas. El asteroide era tan fuerte, que muchísimos cuentos precisaban de brazo, y para dramatizarlos había que deschaparlos con la cuerda.

240